4 maneras para desarrollar el hábito de meditar

¡Hey!

¿Cuál es la parte más difícil de desarrollar una practica de meditación?

Para muchos no es la práctica misma, sino que crear el hábito para hacerlo.

Ha pasado tantas veces en mis cursos de meditación… termina la clase y todos están muy motivados para meditar cada día en esa semana. Se van de la clase con una comprensión clara de por qué es importante incorporarlo y de cómo hacerlo. Pero vuelven una semana después —muchos con actitud derrotada— y confiesan que no cumplieron su meta de práctica.

Nos pasa a todos. Tenemos las mejores intenciones y luego nos encontramos con que implementar esa nueva práctica se siente como nadar en contra de la corriente, en un principio. 

Esto es totalmente natural cuando estás desarrollando un nuevo hábito. La excelente noticia es que con un pequeño esfuerzo adicional al comienzo para establecer el hábito, construirás el momentum que será lo que te lleve de ahí en adelante.

¿Te gustaría desarrollar el hábito de una práctica consistente de meditación (o en realidad, cualquier otro nuevo hábito)?

Aquí hay 4 maneras de ayudarte:

1. Comienza con una meta fácil de alcanzar

Probablemente te has escuchado diciendo antes ‘mañana empiezo’. ‘Después de esta semana de locura en el trabajo voy a empezar’. ‘Cuando los niños vuelvan a clases voy a encontrar el momento’.

El problema con esto es que la meta siempre existe en el futuro. ¿La solución? Comienza con una meta que sea tan fácil de alcanzar que sea una tontera no hacerlo. Por ejemplo, puedes comprometerte a meditar por solo 3 minutos cada día. La idea es demostrarte que puedes hacerlo y construir la confianza en tu capacidad para alcanzar tu meta. Eso establecerá una buena base que hará que sea mucho más fácil expandir el tiempo de tu práctica desde ahí.

2. ¡Planifica! ¡Planifica! ¡Planifica!

La mayoría de nosotros ya tiene el día copado con nuestros usuales hábitos. Para establecer una práctica de meditación consistente, necesitarás planificar y dejar tiempo exclusivo para insertar este nuevo hábito. 

En mis cursos siempre invito a estudiantes a que contesten estas preguntas: 

    ¿Dónde y cuándo practicaré? (ej. en la silla de mi pieza en cuanto me despierte en la mañana; en mi auto en la hora del almuerzo; en mi sillón antes de ir a dormir)

    ¿Qué necesito hacer de una manera diferente para que esto sea posible? (ej. poner la alarma 10 minutos más temprano; pedirle a mis colegas que no me interrumpan; pedirle a mi marido que cuide a los niños mientras medito)

    3. Entrena tu cerebro para ayudarte

    Tu cerebro funciona con hábitos. Cuando tú repites algo una y otra vez de una manera específica, tu cerebro comienza a señalarte que lo hagas (piensa… despertar y tomar café o ir a dormir y lavar tus dientes). 

    Cuando haces el esfuerzo de meditar constantemente a la misma hora y en el mismo lugar, tu cerebro te hará recordarlo y te impulsará a hacerlo. En el estudio de los hábitos, éstos se llaman gatillantes, y se refieren a algo que inicia un comportamiento o una rutina.

    Por ejemplo, cuando consistentemente meditas justo al salir de la ducha, tu ducha se convierte en un recordatorio o un gatillante para la meditación. Después de un tiempo, meditar después de la ducha se convierte en un hábito natural.

     

    4. Celebra tus victorias

    Siempre digo esto en mis clases: Celebra. Tus. Victorias.

    Cuando termines tu práctica de meditación, recompénsate con reconocimiento positivo. ‘¡Lo hice! ¡Conseguí mi meta! Siento más paz y tranquilidad’. Reconocer los impactos positivos de la práctica y decirlo en voz alta para ti o a otros ayuda mucho a reforzar el hábito de esa práctica.

    Solo quiero que tengas claro que tienes todo dentro de ti para desarrollar cualquier hábito que desees. La disciplina y la motivación no son algo que las personas adquieren mágicamente. Es algo que se cultiva.

    Si quieres desarrollar un hábito de práctica de meditación, te desafío a que comiences hoy de estas 4 maneras.

    ¡Te estaré animando en el camino!

    Con cariño,

    Shree Devi Maa