el merecimiento y el camino espiritual 

La idea de merecimiento es una creación de la conciencia humana limitada.

 

Cuando pensamos desde el punto de vista de ser dignos de algo, como el amor, la alegría o la paz, se implica automáticamente que podemos ser indignos de eso, ¿verdad? Significa que tenemos que actuar de cierta manera o cumplir con ciertos criterios para ser dignos de recibir amor, experimentar alegría, tener paz, ¿verdad?

 

Este concepto se basa en la creencia de que esas cosas que deseamos experimentar están separadas de nosotros, que alguien o algo nos las da.

 

Pero el concepto de merecimiento se vuelve irrelevante a la luz de la sabiduría espiritual de que SOMOS esa cosa de la que buscamos ser dignos.

 

Lo he dicho antes y continuaré repitiendo: Somos amor. Somos alegría. Somos paz. Estos estados de conciencia de alta frecuencia son nuestra verdadera esencia.

 

¿Cómo podemos ser indignos de “tener” algo que ya somos? ¡Es como agua digna de estar mojada o fuego digno de estar caliente!

 

Entonces, veamos el no-merecimiento por lo que es. Un sentimiento. Una creencia. Una programación subconsciente. ¡La increíble noticia es que, como cualquier otra creencia limitante, se puede transformar!

 

Por lo tanto, nuestro trabajo en el camino espiritual no es hacernos dignos de experimentar estas cosas. Nuestro trabajo es aquietar nuestras mentes e ir hacia adentro para descubrir lo que siempre ha sido, es y estará dentro de nosotros. Es cuestionar el sistema de creencias que hemos sostenido como realidad y elegir con amor, llevarlo a la luz para que se transforme.

 

Esta práctica nos llevará más allá de la identificación con la mente y los sentimientos. Elevará nuestra conciencia a niveles cada vez más altos, llevándonos más profundamente al conocimiento de quienes realmente somos.

 

Con mucho cariño,

Shree Devi Maa